martes, 2 de agosto de 2016

Curso Instructor y Terapeuta de Zhineng Qigong






Datos del Curso.

Duración: 

Constará de 10 seminarios impartidos entre octubre de 2016 a mayo de 2018.

Horarios:  

Sábados y domingos de 9.30h a 14.30h y de 16 a 20h.

Lugar: 

Centro de Medicina Tradicional China.
Avenida Rosaleda, 1, 1ºIzq. Málaga 29008 España
952 60 92 71.

Aportación:

Cada seminario de fin de semana tendrá un costo de 140€.

·   Si quieres reservar tu plaza, ingresa por favor, antes del día 25 de septiembre, la cantidad de 40€ (esta cantidad se descontará del precio del seminario de octubre), en la siguiente CC: IBAN: ES45 2100 3123 3421 0043 0592.  de Caixabank, S.A. “La Caixa”, a nombre de Antonio Mª Rabaneda. Poner en concepto vuestro nombre completo y la formación a la que os inscribís.

Para que podamos confirmar tu ingreso, mándanos por favor, el justificante del mismo, a la siguiente dirección de correo:  antoniomariarabaneda@gmail.com
               
El importe de la reserva sólo se devolverá en caso de anulación del curso.

Las plazas son limitadas, si es de tu interés, te recomiendo reserves la tuya cuanto antes.

Para más información ver pdf más arriba.


martes, 7 de junio de 2016

Cuida tu interior.




No me importan tus títulos, tus posesiones, tu traje, tus bonitas palabras, tus horas de gimnasio o cirugía… Me importa como vibras, y eso no lo puedes ocultar detrás de todo lo anterior…  Eso, se siente…



Antonio María Rabaneda.

martes, 29 de marzo de 2016

Curso Primer Nivel de Zhineng Qigong . Con el Maestro Wei Qi Feng.




Contenido del taller:

  •  Teoría y práctica de la forma “Peng Qi Guan Ding Fa” Nivel I de              Zhineng Qigong.
  •  El papel de la Conciencia en la práctica.
  •  Adquirir experiencia en el uso del Qi en el cuerpo para la auto-curación.

Datos del Curso.

Fechas: del 13 al 16 de Octubre de 2016.

Hora de inicio y finalización: El curso comenzará el día 13 a las 9h. y terminará el domingo día 16 después de comer. La recepción de los participantes se realizará desde el día 12 a partir de las 18h.

Lugar: Casal de Pau.  Arbúcies. Girona. http://www.casaldepau.org/

Aportación:
  • El Curso más pensión completa, tendrá un costo de 380€ para las inscripciones realizadas antes del 31 de julio de 2016.
  • Para inscripciones realizadas después de esta fecha tendrá un costo de 425€.

·  Si quieres reservar tu plaza, ingresa por favor, antes del día 31 de julio, la cantidad de 75€ (esta cantidad se descontará del precio final del curso), en la siguiente CC: IBAN: ES45 2100 3123 3421 0043 0592.  de Caixabank, S.A. “La Caixa”, a nombre de Antonio Mª Rabaneda. Poner en concepto vuestro nombre completo.

Para que podamos confirmar tu ingreso, mándanos por favor, el justificante del mismo, a la siguiente dirección de correo:  antoniomariarabaneda@gmail.com
               
El importe de la reserva sólo se devolverá en caso de anulación del curso.

Las plazas son limitadas, si es de tu interés, te recomiendo reserves la tuya cuanto antes.

viernes, 8 de enero de 2016

Qigong, un camino con corazón.






Comprender el sentido de la existencia mientras transitamos esta experiencia humana, es la más alta realización de un alma encarnada… escoger un camino que nos ayude a ello, ya es medio logro conseguido… todos son válidos, mientras nos afinamos en su búsqueda… hasta que un día, todo tu ser dice: sííí, ante uno de ellos…

En la tradición de la enseñanza que he recibido, a este momento se le llama, encontrar nuestro “camino con corazón”…

Pero, qué marca la diferencia entre éste y los demás?.

La principal diferencia es que lo ha escogido una parte muy especial de ti… tu corazón; puede que al principio no sepas qué significa esto, pero te hace sentir bien mientras lo recorres, te da paz, te llena de alegría, de fuerza, de esperanza… es así como lo diferenciamos de los demás…

Lo más hermoso, es que no hay un solo camino con corazón para todo el mundo, cada uno tiene el suyo… y cuando lo encuentras… lo sabes.

Yo encontré el mio a través de este arte que os enseño, un camino no exento de contradicciones… pero así son los auténticos… Él, me mostró y aún lo hace… mis luces y mis sombras, para ayudarme a entenderme y entender la vida… y haciéndolo, poder ayudarte hoy a que encuentres tu propio “camino con corazón”.

Pero recuerda, que el camino no es la herramienta que usas para transitarlo, sea moto, bici, triciclo o maserati… El camino es la forma en que usas estos vehículos, tu actitud hacia ellos y con ellos te abrirá las puertas de la comprensión o te las cerrará para siempre…

Tal vez el arte del qigong sea el vehículo que te lleve a este lugar de comprensión donde las puertas se abren… o tal vez sea un motivo más para distraerte de lo que realmente importa... eso, sólo lo sabe tu corazón.


Antonio Mª Rabaneda.

viernes, 18 de septiembre de 2015

Humildad, sinceridad, perseverancia... Las tres virtudes de la práctica, en la persona del Maestro Wei Qi Feng.



Nació en 1973 en la provincia de Gansu, en el noroeste de China. Comenzó a aprender qigong en la escuela media. 

En una entrevista concedida en 2010 decía: 

“En ese ese momento de mi vida me sentía triste y confundido, a menudo iba a pasear por las montañas en busca, sin éxito, de sabios que pudieran enseñarme el verdadero significado de la vida. Más tarde en 1991 descubrí el Zhineng Qi gong y supe que había encontrado mi camino. En poco tiempo me dirigí a Huaxia y realicé la formación docente de tres meses.

Al regresar a mi escuela comencé a enseñar Zhineng Qigong y pronto tuve más de 200 estudiantes. También realicé sanaciones con ellos y sus familias.

En 1993 regresé a Huaxia para comenzar el curso de capacitación docente de dos años. Este fue el segundo año del programa y tuvimos la suerte de  tener al propio Dr. Pang, enseñando regularmente en persona. Este no fue el caso para los estudiantes posteriores. Cuando me gradué en 1995 Pang Laoshi me escribió "li nu wei Zhineng Qigong dou shi ye shui; Hunyuan ling tong ". Esto significa "poner todos sus esfuerzos en la difusión de la cultura Zhineng Qigong" y me ha inspirado desde entonces.

En 1995 comencé a trabajar como redactor en Huaxia, donde normalmente dirigía la práctica de la mañana y la tarde del personal Huaxia. También formé parte de un pequeño grupo (de 10 - 20 personas) que Pang Laoshi escogió para enseñar los nuevos métodos desarrollados por él .

A principios de 1999 me trasladé al Tercer Departamento de Curación con el fin de ampliar mi experiencia. El Tercer Departamento era para las personas que fueron rechazados por los otros dos departamentos por estar demasiado gravemente enfermos. Había momentos que se juntaban entre 300 y 600 pacientes.

A finales de 1999 me fui de Huaxia. Tuve dos sueños. Uno de ellos fue la creación de un jardín de infancia para enseñar a los niños; Sentí que era más fácil de ayudar a los niños, ya que es más difícil cambiar a los adultos. Mi otro deseo era ayudar a aquellos cuyo sufrimiento era mayor, pero que no fueron capaces de ayudarse a sí mismos, como amputados o personas ciegas cuya familia los había abandonado. Por desgracia, las dificultades para el qi gong en esa época hacian que fuera muy dificil lograr mis sueños.

En 2006 tuve la oportunidad de comenzar a enseñar qigong de nuevo. Mi sueño ahora es ayudar a desarrollar un centro donde los amigos Zhineng Qi gong de todo el mundo puedan unirse para la investigación, el estudio, la práctica y ayudar a difundir la cultura Zhineng Qigong. Quiero usar las enseñanzas del Dr. Pang para ayudar a crear un nuevo modelo de pensar y de vivir juntos."



Doy las gracias a mis alumnos, a mis amigos Gonzalo, Pedro, Miguel... A tod@s l@s que ya sabéis que estáis en mi corazón... Pero sobre todo a mi familia, a mis padres por su aliento y apoyo incondicional...
Un sueño se ha hecho realidad...

El Maestro Wei Qi Feng, pronto estará en nuestro país impartiendo su experiencia y sabiduría.






lunes, 27 de julio de 2015

El hospital de futuro, según el Dr. Edward Bach.




Dr. Edward Bach (1886 – 1936)
Creador de las Flores de Bach


Disertación efectuada en Southport por el Dr. Edward Bach, febrero de 1931

“Venir esta tarde a dar esta disertación no ha sido para mí nada fácil. Ustedes son miembros de una sociedad médica, y yo he venido como médico. Sin embargo la medicina de la que quiero hablar está tan lejos del parecer ortodoxo de hoy, que  hace que haya poco en esta hoja de papel que tenga que ver con el olor del consultorio privado o el hospital, tales como los conocemos en el presente. (…)

Permítame echar una breve ojeada al hospital del futuro.

Será un oasis de paz, de esperanza y de alegría. No habrá lugar para las prisas y el ruido. No existirá ninguno de esos terribles aparatos y máquinas que hoy en día se utilizan. No se olerá a productos desinfectantes ni a anestesias. No aparecerá nada que recuerde a la enfermedad y al padecimiento. Los pacientes no serán continuamente molestados para tomarles la temperatura. No existirán reconocimientos diarios con estetoscopios y otros aparatos de exploración para grabar en el ánimo del paciente la naturaleza de su enfermedad. No habrá lugar para esas continuas tomas de tensión para transmitir al paciente la sensación de que su corazón palpita demasiado rápido. No aparecerá ninguna de estas cosas, porque todo ello dificulta la atmósfera de paz y tranquilidad que tan necesaria es al paciente para facilitar su pronta recuperación. Tampoco habrá ya necesidad de laboratorios, porque el análisis microscópico de los detalles, no tendrá ninguna importancia cuando se haya comprendido que es el paciente el que debe ser tratado y no la enfermedad.

El objetivo de todas esas instituciones será el producir una atmósfera de paz, de esperanza, de alegría y de confianza. Todo lo que se haga será para que el paciente sea estimulado a olvidar su enfermedad y a que aspire a su recuperación, corrigiendo al mismo tiempo cada uno de los fallos existentes en su naturaleza, y para que entienda la lección que debe de aprender.
Todo será maravilloso y hermoso en el hospital del futuro, de tal forma que el paciente busque la manera de salir de ese lugar no sólo para liberarse de su enfermedad, sino también para desarrollar el deseo de llevar una vida en la que exista una mayor armonía con las órdenes de su alma de lo que ha existido hasta ahora.

El hospital se convertirá en la madre de los enfermos. El hospital los tomará en sus brazos, los tranquilizará y consolará, proporcionándoles al mismo tiempo esperanza, confianza y valor para superar sus dificultades.

El médico del mañana reconocerá que él, por sí mismo, no posee ningún poder para sanar al otro, sino que le fueron dados los conocimientos de cómo guiar a sus pacientes y lograr que la fuerza curativa sea canalizada a través de él para, de esta manera, liberar a los enfermos de sus padecimientos. Todo esto lo recibe el médico cuando dedica su vida al servicio de sus semejantes, al estudio de la naturaleza humana, de tal forma que pueda comprender parcialmente el sentido de esta naturaleza, y tiene un deseo de todo corazón de liberar a los hombres de sus padecimientos y de dar todo por ayudar a los enfermos. Entonces, su poder y capacidad de ayudar crecerá de forma directamente proporcional según la intensidad de su deseo y de su disponibilidad a servir. El médico comprenderá que la salud, al igual que la vida, depende única y exclusivamente de Dios, y sólo de él. Comprenderá también que los remedios que emplea sólo son remedios dentro del plan divino que contribuyen a conducir al afectado de nuevo hacia el camino de la ley divina.

El médico del mañana no tendrá interés en la patología o en la anatomía patológica, ya que él investiga la salud. Para él no juega ningún papel el hecho de que, por ejemplo, la disnea sea producida o no por el bacilo de la tuberculosis, por el estreptococo o por cualquier otro microorganismo. Pero, por el contrario, será marcadamente importante para él el saber por qué el paciente al respirar tiene que padecer semejantes dificultades. Es insignificante el saber que parte del corazón es la que está dañada y, por contra, es tremendamente importante descubrir de qué manera el paciente ha desarrollado de manera equivocada su amor. 

Los rayos X ya no serán utilizados para examinar una articulación artrítica, sino que más bien se investigará la personalidad de paciente para descubrir dónde se encuentra el agarrotamiento en su alma.

Los diagnósticos de las enfermedades ya no serán dependientes de los síntomas y muestras corporales, sino de la capacidad del paciente de corregir sus errores y de poder volver a estar en armonía con su vida espiritual.

La formación del médico, englobará un profundo estudio de la naturaleza humana que conducirá a una gran percepción de lo puro y perfecto, a la comprensión del estado divino del ser humano, así como al conocimiento de cómo se puede ayudar a aquellos que padecen, de manera que su relación con su yo espiritual vuelva a ser armónica y en su personalidad se restablezca de nuevo la salud y la concordia.

El médico del futuro estará en condiciones de poder averiguar el conflicto existente en la vida del paciente que ha ocasionado la enfermedad o desarmonía entre el cuerpo y el alma. Esto le permitirá darle al paciente el consejo que para él es el adecuado y tratarlo.

El médico también tendrá que estudiar la naturaleza y sus leyes, estará familiarizado con las fuerzas curativas de la naturaleza de tal forma que pueda utilizar estos conocimientos para el beneficio del paciente.

El tratamiento del mañana despertará, en esencia, cuatro cualidades en el paciente:

 • Paz
 • Esperanza
 • Alegría
 • Confianza

Todo el ambiente que le rodee, así como la atención, así como la atención que se le preste al paciente, estarán al servicio de ese objetivo. Al englobar al paciente en una atmósfera de salud y de luz, se apoyará su recuperación. Al mismo tiempo, los errores del paciente han sido diagnosticados, se ha conseguido que él los vea claros y ahora obtiene apoyo y ánimo para poder superarlos.

La manera de actuar de estos remedios consiste en elevar nuestras vibraciones y en abrir nuestros canales para que nuestro yo espiritual pueda sentir, en invadir nuestra naturaleza con la virtudes que necesitamos y en subsanar los errores que en nosotros ocasionan daños. Estos remedios son capaces, al igual que una música maravillosa o que todas esas magníficas cosas que nos inspiran, de elevar nuestra naturaleza y de acercarnos a nuestra alma, y, precisamente a través de esta forma de actuar, nos traen consigo paz y nos liberan de nuestros padecimientos.

No sanan atacando la enfermedad, sino invadiendo nuestro cuerpo con las maravillosas corrientes de nuestra naturaleza ya más elevada, en cuya presencia cada enfermedad se funde como la nieve bajo los rayos del sol.
Finalmente, estos remedios cambian la actitud del paciente frente a la salud y la enfermedad.

Se debe acabar para siempre con el pensamiento de que se puede comprar el alivio de una enfermedad con oro o plata. La salud tiene, como la vida, un origen divino, y sólo puede ser alcanzada a través del empleo de medios divinos. Dinero, lujo o viajes pueden hacer que, de puertas para afuera, parezca que podemos comprar una mejora de nuestro estado corporal, pero todas estas cosas nunca nos podrán proporcionar la verdadera salud.

El paciente del mañana entenderá que él, y solamente él, podrá liberarse de su padecimiento, aunque pueda recibir consejo y ayuda por parte de otras personas cualificadas que le apoyan en su esfuerzo. La salud, por tanto, existe cuando podemos hablar de armonía entre el alma, el espíritu y el cuerpo. Esta armonía es condición indispensable antes de que se pueda producir la curación.





jueves, 23 de julio de 2015

Los portadores de sueños.




Gioconda Belli 

Los portadores de sueños.

En todas las profecías
está escrita la destrucción del mundo.

Todas las profecías cuentan
que el hombre creará su propia destrucción.

Pero los siglos y la vida
que siempre se renueva
engendraron también una generación
de amadores y soñadores,
hombres y mujeres que no soñaron
con la destrucción del mundo,
sino con la construcción del mundo
de las mariposas y los ruiseñores.

Desde pequeños venían marcados por el amor.
Detrás de su apariencia cotidiana
Guardaban la ternura y el sol de medianoche.
Las madres los encontraban llorando
por un pájaro muerto
y más tarde también los encontraron a muchos
muertos como pájaros.


Estos seres cohabitaron con mujeres traslúcidas
y las dejaron preñadas de miel y de hijos verdecidos
por un invierno de caricias.
Así fue como proliferaron en el mundo los portadores sueños,
atacados ferozmente por los portadores de profecías
habladoras de catástrofes.


Los llamaron ilusos, románticos, pensadores de utopías
dijeron que sus palabras eran viejas
y, en efecto, lo eran porque la memoria del paraíso
es antigua en el corazón del hombre. 


Los acumuladores de riquezas les temían
lanzaban sus ejércitos contra ellos,
pero los portadores de sueños todas las noches
hacían el amor
y seguía brotando su semilla del vientre de ellas
que no sólo portaban sueños sino que los
multiplicaban y los hacían correr y hablar. 


De esta forma el mundo engendró de nuevo su vida
como también había engendrado
a los que inventaron la manera
de apagar el sol.


Los portadores de sueños sobrevivieron a los
climas gélidos
pero en los climas cálidos casi parecían brotar por
generación espontánea.
Quizá las palmeras, los cielos azules, las lluvias
torrenciales tuvieron algo que ver con esto,
la verdad es que como laboriosas hormiguitas
estos especímenes no dejaban de soñar y de construir
hermosos mundos,
mundos de hermanos, de hombres y mujeres que se
llamaban compañeros,
que se enseñaban unos a otros a leer, se consolaban
en las muertes,
se curaban y cuidaban entre ellos, se querían, se
ayudaban en el arte de querer y en la defensa de la felicidad.

Eran felices en su mundo de azúcar y de viento
de todas partes venían a impregnarse de su aliento
de sus claras miradas
hacia todas partes salían los que habían conocido
portando sueños
soñando con profecías nuevas
que hablaban de tiempos de mariposas y ruiseñores
y de que el mundo no tendría que terminar en la
hecatombe.
Por el contrario, los científicos diseñarían
puentes, jardines, juguetes sorprendentes
para hacer más gozosa la felicidad del hombre. 

Son peligrosos - imprimían las grandes
rotativas
Son peligrosos - decían los presidentes
en sus discursos
Son peligrosos - murmuraban los artífices de la guerra.

Hay que destruirlos - imprimían las grandes
rotativas
Hay que destruirlos - decían los presidentes en sus
discursos
Hay que destruirlos - murmuraban los artífices de la guerra.

Los portadores de sueños conocían su poder
por eso no se extrañaban
también sabían que la vida los había engendrado
para protegerse de la muerte que anuncian las
profecías y por eso defendían su vida aún con la muerte. 


Por eso cultivaban jardines de sueños
y los exportaban con grandes lazos de colores.
Los profetas de la oscuridad se pasaban noches
y días enteros vigilando los pasajes y los caminos
buscando estos peligrosos cargamentos
que nunca lograban atrapar
porque el que no tiene ojos para soñar
no ve los sueños ni de día, ni de noche.
Y en el mundo se ha desatado un gran tráfico de
sueños que no pueden detener los traficantes de la muerte;
por doquier hay paquetes con grandes lazos
que sólo esta nueva raza de hombres puede ver
la semilla de estos sueños no se puede detectar
porque va envuelta en rojos corazones
en amplios vestidos de maternidad
donde piesecitos soñadores alborotan los vientres
que los albergan.

Dicen que la tierra después de parirlos
desencadenó un cielo de arcoiris
y sopló de fecundidad las raíces de los árboles.
Nosotros sólo sabemos que los hemos visto
sabemos que la vida los engendró
para protegerse de la muerte que anuncian las
profecías.